17 marzo 2009

Hechos, opiniones

Cuando el periodismo creía en la objetividad un periodista podía manipular a través de la selección de los datos. Que los datos fueran ciertos no era un obstáculo para ajustarlos a sus intenciones. Pero, al menos, la obligación de publicar los datos con exactitud suponía una garantía para el lector y, sobre todo, un signo de respeto a su inteligencia y capacidad de discernimiento.

Ahora resulta que se puede informar sin datos. Mendoza entregó 190.000 euros a Cañizares y Ureña, se dice en la portada de La Opinión de hoy. Y en el interior, en la página 3, se habla de donaciones a "organizaciones dedicadas a la caridad, pagos a congregaciones religiosas, cofradías, hospitales, parroquias, asociaciones y medios de comunicación de la Iglesia". Todo ello según "un documento interno de la UCAM al que ha tenido acceso LA OPINIÓN" y que, por supuesto, no se facilita al lector. Se deduce que la intención del donante era ganarse el apoyo de los obispos, según "numerosas fuentes consultadas", que por supuesto no se citan. de aquella anticuada norma de dar la oportunidad de defenderse a quien resulta perjudicado en una información, ni rastro. Por último, en el artículo que acompaña a la información, Montiel aclara, en su último párrafo, que "todo es legal".

Es la información más bochornosa y sonrojante que he leído en muchos años. Principalmente porque en los años 90 una información como esa jamás se hubiera publicado en La Opinión. Porque el convencimiento personal del periodista acerca de su interpretación de las intenciones de alguien nunca era suficiente para publicar una noticia. Y que Montiel, el periodista que mejor escribe en esta comunidad, sea el responsable de este despropósito periodístico, sólo me produce tristeza.

Sin el derecho a una información veraz, a la no manipulación de los hechos, toda libertad de opinión se torna una "burla cruel". Lo dijo Arendt, a quien Montiel debería volver a leer.

Etiquetas:

4 Comments:

At 10:19 a. m., Anonymous Gema said...

Muy interesante. Pero, ¿Hannah Arendt no era un poco nazi?

Por cierto, con tu escrito abres otra polémica: EL ENIGMÁTICO MUNDO DE LOS GÉNEROS!!

Montiel escribe opinión y la redactora de la noticia es la que expone los hechos (una vez leí algo sobre 'Prejuicios y la importancia de los hechos...').

¿Qué vale y qué no vale en una columna de opinión? ¿Cuáles son las reglas que rigen este 'género'? ¿Qué hay de opinión en la noticia de la redactora? ¿El concepto 'género' es realidad o ficción? ¿Falté a clase ese día?

 
At 10:34 a. m., Blogger Enrique said...

No faltaste a clase ese día, pero seguramente tampoco en esa escuchaste lo que dije. A la que sí faltaste, con toda seguridad, es a la que se dedicó a Arendt...

Pero sí estás acertada en tus interrogantes. Es precisamente de eso de lo que hablo. De géneros. Y de separar hechos y opiniones, algo que se está convirtiendo en una vieja manía muy molesta para el periodismo de hoy. Es más, yo sólo hablaba de eso: de los desastrosos efectos que tiene para la verdad entender la práctica del periodismo como la forma de ajustar los hechos a nuestras doctrinas. De ahí que en la noticia analizada se den como hechos lo que sólo son especulaciones y juicios de intenciones. De todas formas, no hace falta que ocultes detrás de los signos de interrogación lo que es una certeza tuya fruto de tu escepticismo: los géneros son una ficción.

 
At 7:30 p. m., Anonymous Gema said...

Gracias.

 
At 12:47 p. m., Anonymous Anónimo said...

Enrique creo que llevas razón. Son insinuaciones y suposiciones, supongo que una información fuerte, donde el titular a mi juicio no se corresponde con el texto. Me refiero a que hace donativos a los obispos que le apoyaron, eso es cierto, pero no se puede hablar de trama ni de lejos. Me parece que es al estilo cotidiano de tú me apoyas y yo soy agradecido. No parece que haya trajes de 6.000 euros de por medio ni nada parecido, que sí que justificaría esta noticia-denuncia, pero no está bien atada.

 

Publicar un comentario

<< Home

Letras Libres - Letras Libres España
LETRASLIBRES.COM
© LetrasLibres.com