07 enero 2009

Cosas buenas que he leído

La evocación que Rosa Belmonte hizo en el ABC de Harper Lee y Atticus Finch a propósito de la muerte de Robert Mulligan.

El suplemento del ABC dedicado a los ‘50 años del castrismo’. Y, sobre todo, el reportaje sobre la rebelión de la juventud y su himno: ‘el coma andante’. La Generación Y ya no ama a Yolanda. “Las revoluciones no duran medio siglo. Terminan por devorarse a sí mismas y excretarse en autoritarismo, control e inmovilidad”. Quizá por eso, nuestro juvenil diario Público ha preferido, paradójicamente, detenerse en la nostalgia.

Una buena entrevista del corresponsal del ABC en Londres, Emili J. Blasco, al director de The Economist, John Micklethwait.
“El capitalismo, tomado en términos generales, no es el responsable [de la crisis]. El capitalismo, en general, ha funcionado muy bien, abriendo nuevos mercados, entrando en China y la India, haciendo el mundo más rico, como ha ocurrido en Europa y particularmente España. Es en el mercado financiero donde el capitalismo tiene problemas obvios, que tienen que ver con la regulación. Se trata de algo relacionado con la codicia y el riesgo. El capitalismo no es el responsable, sino la obsesión que ha llevado a muchos bancos a tomar increíbles riesgos, que nunca debían haber tomado”.

El velo oscuro de Chechenia”. Un modélico reportaje de Pilar Bonet que El País publicó el 21 de diciembre.

Abraham B. Yehoshúa, escritor israelí, sobre la ofensiva israelí contra Gaza: “Está justificada, porque lo que es injustificable es que Hamás dispare 70 cohetes en un día. A nadie le gusta ver lo que está pasando en Gaza, pero es una decisión moralmente correcta. La comunidad internacional dice que es una respuesta brutal y demasiado fuerte. La gente habla de David contra Goliat, pero hay que darse cuenta de que la capacidad de sufrimiento de los palestinos es mucho mayor y eso les hace más fuertes. Por eso nuestra respuesta tiene que ser mucho mayor, porque hay que hacerles entender que tienen que parar los cohetes. Una respuesta moderada no les impresionaría”.

Y la autora de la entrevista, Ana Carbajosa:

“Pero los muertos…”
“Pero usted también ha dicho…”
“Pero fue Israel…”

Y otra evocación. Intensa y emocionante. El relato de la poeta Luisa Castro de su amistad con el novelista Casavella y la adolescencia que compartieron alrededor de una mesa de billar o de un futbolín. “Un lugar peligroso aquella sala de juegos. Muchos paquetes de pipas y los primeros cigarros. Miradas cruzadas de chicos y chicas que se gustaban y que podían pasarse la vida entera sin llegar a dirigirse nunca la palabra”.

Etiquetas:

2 Comments:

At 2:06 a. m., Anonymous Miguel said...

Creo que uno de los muchos problemas de El País es que idolatra a Amos Oz, a David Grossman y a Yehoshúa no por lo buenos escritores que son (los dos primeros, a mi entender, sobre todo), sino porque les considera un modelo de intelectuales israelíes anti-israelíes, y no es así. Los tres son, es verdad, muy críticos con la política de Israel en los territorios invadidos (menos mal) y, en general, abogan por la solución de los dos Estados (la famosa propuesta de Ginebra). Pero tampoco se cortan a la hora de criticar el terrorismo palestino o de defender los derechos del Estado israelí. Oz llegó incluso a justificar la última intervención en el Líbano, en la que, por cierto, Grossman perdió un hijo. No son anti nada. Más bien tratan de ser justos y, sobre todo, prácticos.
Por eso la entrevista le ha salido un poco rana a Carbajosa.

Eso al margen de que, en mi opinión, a Yehoshúa se le haya ido la olla esta vez: “(...) la capacidad de sufrimiento de los palestinos es mucho mayor y eso les hace más fuertes. Por eso nuestra respuesta tiene que ser mucho mayor, porque hay que hacerles entender que tienen que parar los cohetes. Una respuesta moderada no les impresionaría”.¡! Desde luego, la "respuesta" está siendo cualquier cosa menos moderada, sí... Al margen de la aberración que supone desde un punto de vista exclusivamente, digamos, "humano", es toda una lección de política inteligente, práctica y con visión de futuro, sí señor. ¿Por qué no un pepinazo nuclear, mejor? Seguro que eso sí que les impresiona, y no sólo a ellos… Dos y dos no siempre son cuatro, y en Oriente Próximo menos que en ningún sitio. Seguro que después de esto todo va a ser un camino de rosas...

Por cierto, y con respecto a eso de que "los israelíes no querían un ataque antes de que empezaran a llover los cohetes"... Bueno, ahora no es que importe mucho ya, pero según publicó Haaretz (diario israelí), Olmert ya estaba preparando la ofensiva mientras negociaba la tregua, hace seis meses...

En fin, y el problema contigo (de toda la vida de Dios) es que nunca sabe uno por dónde andan los límites de tu ironía, o cuándo la hay y cuándo no. Lo que, por otra parte, resulta turbadoramente encantador :)

Un fuerte abrazo, gracias por Harper Lee y ¡feliz año!

 
At 3:02 p. m., Anonymous enrique said...

Tu comentario me ha recordado cuánto echo de menos tenerte en la mesa de al lado.

Esta mañana tenía examen y, mientras los alumnos escribían, he estado leyendo el último libro de Arcadi Espada. Y me he detenido en el capítulo dedicado a la ironía. Y he pensado: ¿Yo soy irónico? ¿Será la ironía lo que me causa problemas con la gente? Tengo que fijarme en si soy irónico.

Pero esta vez no había ironía. Me gustó escuchar esas palabras de Yehoshúa (de quien hace poco leí La Novia Liberada). No porque las comparta, sino porque se publicaran (aunque, como tú señalas, el periódico no se atreviera a titular por donde había que titular). Y porque sólo escuchando esas palabras de un gran escritor se puede comprender la decisión de Israel. Porque sólo a partir de esas palabras dichas se puede empezar a discutir (y no quedarse en el lamento).
¿Se puede decir que Israel hace lo que todos harían en su lugar?
¿Se puede decir que si Israel no actuara como actúa hace tiempo que ya no existiría?

Por lo demás, querido Thomas Edward Lawrence, tu análisis me ha parecido inteligente.

¡Feliz y nevado comienzo de año!

 

Publicar un comentario

<< Home

Letras Libres - Letras Libres España
LETRASLIBRES.COM
© LetrasLibres.com